El baby doll forma parte de la lencería que toda mujer ha pensado en usar (o ya tiene en su armario). Pero… ¿Conoces la historia de esta sensual prenda y cómo se transformó en lo que es hoy?

La lencería ha ido de la mano de la intimidad, la sensualidad y los secretos más íntimos de las mujeres desde sus inicios. Además de ser utilitaria puede ser una poderosa arma de seducción. Vamos a conocer un poco más a fondo la historia del famoso baby doll.

Tal vez pueda interesarte: “8 maneras de usar un Bralette este verano 2018” 

El baby doll se creó en los años 50s, para ser más exactos en el año 1956. Su origen se remonta a una película llamada “Baby Doll”, que significa bebe muñeca y eso es lo que representa esta prenda.

Los camisones son muy femeninos y delicados y se elaboran de sedas muy suaves. Casi todos tienen detalles que les dan un toque “aniñado” como volados, cintas y moños. Las telas más comunes en baby doll son tul, seda y encaje para dar la imagen de muñeca.

Los primeros Baby doll eran mucho más recatados, como casi todas las prendas de esa época. Aunque algunos modelos eran transparentes, el área del busto generalmente iba cubierta porque seguía siendo muy revelador.

Actualmente hay modelos totalmente transparentes, sin sostén o alguna otra tela que actúe como soporte grueso. Constan de tela que deja muy poco a la imaginación, y suelen estar acompañados de medias. La zona del sostén realza el busto y da la forma de una cintura más pequeña.

Aunque esta prenda ha ido evolucionando a lo largo de las décadas su esencia no ha cambiado. Los materiales son más variados, los colores ilimitados y los accesorios más atrevidos que nunca, incluso las siluetas han cambiado.

Aunque ya existen prendas como el body completo, el daby doll sigue siendo la lencería sexy preferida por las mujeres. Así que no lo pienses dos veces, escoge tu baby doll favorito y siéntete tan hermosa como eres.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *