La historia del saco para hombre esta irremediablemente ligada a la historia del traje masculino, puesto que el saco es una de las prendas fundamentales de todo traje. A diferencia del blazer, que es una prenda independiente aunque con un diseño similar, todo saco viene junto con un pantalón confeccionado con la misma tela y en ocasiones con un chaleco.

Y si bien es cierto que el saco para hombre ha experimentado mayores cambios a lo largo de los años, también es cierto que la combinación saco-pantalón, es decir el traje, sigue siendo sinónimo de profesionalismo, elegancia y masculinidad.

Conceptualmente el traje masculino se ha mantenido desde sus origines en Inglaterra en el siglo XVII hasta nuestros días. A pesar de eso su diseño sin duda ha evolucionado a lo largo de los años.

Quizás pueda interesarte: “Hombres: Cómo combinar sus colores de ropa” 

Mantenerlo sencillo

El saco para hombre surgió a mediados del siglo XVII, en una época marcada por grandes dificultades para Inglaterra. En un esfuerzo por iniciar una nueva era de estabilidad, el rey Carlos II de Inglaterra exigió que sus cortesanos usaran prendas sencillas, esto marco el fin de las vestimentas extravagantes que eran comunes en ese momento.

La sencilla combinación de camisa, pantalón y casaca (que luego se convertiría en saco) ganó fuerza como la vestimenta ideal entre comerciantes y aristócratas de la corte. Los colores oscuros ganaron fuerza por el atuendo típico de campo inglés con abrigo oscuro y pantalones de montar.

Saco para Hombre AntiguoEl saco para Hombre de Inglaterra para el Mundo

Pronto el traje y específicamente la casaca (precursora del saco para hombre) sería rediseñada como uniforme para soldados ingleses. Dichos soldados viajaron por el mundo popularizando la casaca durante casi dos siglos hasta su próxima reinvención.

Entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial

El racionamiento de las telas trajo consigo la austeridad para el vestido de los hombres, donde el objetivo era mineralizar y modernizar el traje. Las telas color gris se pusieron de moda, y los sacos se cortaron más rectos para evitar estilos ostentosos.

Después de la Segunda Guerra Mundial

El saco para hombre pasó por múltiples etapas. Durante los años 60 fue popularizado por las superestrellas de la época, como los Beatles. Estos rockeros lucieron sacos ajustados y sin cuello en colores oscuros. Durante los 70, los sacos cambiaron radicalmente, con cuellos extravagantes, en colores llamativos. Durante los noventa, el traje y el saco experimentaron una etapa minimalista en la que el negro lideró por mucho.

El saco para Hombre hoy en día

El saco para hombre sigue siendo una de las prendas favoritas, siendo sinónimo de elegancia, estilo y profesionalismo. Por lo que hoy en día se fabrican en gran variedad de telas, patrones y diseños. Los sacos van desde lo clásico o retro, hasta lo moderno y atrevido. La clave hoy en día es la experimentación, es momento de llevar el saco -y el traje- al límite.

Saco para Hombre Moderno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *